¿Requiere mi hijo una educación especial?

Existen algunas señales que le darán la pauta para asegurar que su hijo necesita un servicio de educación especial y reciba la pronta evaluación de un profesional, algunas de estas señales pueden ser las siguientes:

 


- Si tiene dificultades en la escuela
- Si es muy inquieto al que se le dificulte poner atención

- Si tiene problemas de aprendizaje


Hablando específicamente de esta última, los problemas de aprendizaje según los investigadores son causados por diferencias en el funcionamiento del cerebro y la forma en la cual éste procesa información.   Los niños con problemas del aprendizaje no son "tontos" o "perezosos."   De hecho, ellos generalmente tienen un nivel de inteligencia promedio o superior al promedio.  Lo que pasa es que sus cerebros procesan la información de una manera diferente.


Se clasifican en tres categorías:
1. Discapacidad para la lectura (dislexia)
2. Discapacidad para el lenguaje escrito (digrafía)
3. Discapacidad para aprender las matemáticas (descalculia)


Estas no son curables, pero con la ayuda adecuada se puede aprender a manejarlas y lograr tener éxito en la vida.  Si uno de los padres o maestros nota alguna dificultad del niño para aprender, pida una valoración para averiguar el porqué de esta dificultad y si con ella se demuestra que necesita una educación especial, sea atendido lo antes posible. 
Sabemos de antemano que si se tiene un niño que por razones médicas o por genética tenga capacidades diferentes, tiene derecho a recibir un apoyo adicional y otorgarle una educación especial.


Los diferentes tipos de discapacidad son:


Discapacidad auditiva la cual es la pérdida total de la audición. La causa hereditaria o genética es la más importante y desgraciadamente difícil de prevenir, ya que se puede producir por problemas de partos anormales de causa fetal o materna, por meningitis bacteriana o por ruidos de alta intensidad.


Discapacidad visual, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es aquella visión menor de 20/400 o 0.05, considerando siempre el mejor ojo y con la mejor corrección. Se considera que existe ceguera legal cuando la visión es menor de 20/200 o 0.1 en el mejor ojo y con la mejor corrección. Este tipo de discapacidad puede ser ocasionada por un accidente o por enfermedades que la desencadenan como el glaucoma, catarata, retinopatía diabética, entre otras. Se puede prevenir la discapacidad visual siempre y cuando se tenga una adecuada atención oftalmológica durante el embarazo y cuando se tienen antecedentes familiares de enfermedades del globo ocular, otra forma de prevenir una discapacidad visual es evitando accidentes de tránsito, trabajo y enfermedades ocupacionales.

Discapacidad motriz, esta se define como un trastorno del movimiento y de la postura debido a un defecto o lesión del cerebro inmaduro, dificultando el desplazamiento de las personas, requiriendo a veces de apoyos especiales como: aparatos ortopédicos, bastón, muletas, silla de ruedas o prótesis.
Este impedimento motor central se asocia con frecuencia con afectación de lenguaje, de la visión y de la audición, con diferentes tipos de alteraciones, de la percepción, cierto grado de retardo mental y/o epilepsia.


Es difícil detectar una discapacidad motora en niños menores de 6 meses, si el problema es leve ya que hay que tomar en cuenta si existe un retraso en el desarrollo normal para su edad, es por ello que a veces el diagnostico se hace hasta los 18 meses cuando el niño debería caminar, no se alarme demasiado si su hijo a esta edad no camina, considere que cada niño aprende a su ritmo.


En el próximo artículo escribiremos algunos consejos para los padres, una vez que saben que su hijo (a) requiere de una educación especial. 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Fuentes consultadas:
1 NICHCY. 2004. 
http://caracteristicasdelasdiscapacidades.blogspot.mx/2008/03/los-diferentes-tipos-de-discapacidad-y.html