5 Consejos para Establecer Rutinas Positivas para Antes de Dormir

Es ampliamente reconocido que el sueño es muy importante para el bienestar y la salud de los niños.

La mayoría de las veces, la falta de sueño es asociada con diversos  resultados negativos para la salud, como por ejemplo: depresión, obesidad, baja concentración y el deterioro de rendimiento académico.  Los problemas del sueño más comunes incluyen la batalla a la hora de acostarse y el rechazo de irse a dormir (ej., protestas verbales, llanto, búsqueda de atención).

Muchos padres saben la importancia del sueño para los niños pero lo que no saben de seguro es el tiempo óptimo de lo que sus hijos deberían dormir cada noche.  Aunque también la mayoría de los estudios indican que el periodo de sueño es importante, no hay una evidencia clara sobre el tiempo indicado de dormir para cada niño. 

Sin embargo la mayoría de los especialistas en la rama recomiendan lo siguiente:

Edad

Recomendado

Puede ser apropiado

3 a 5 años                           10 to 13 horas                     8 to 9 horas

6 a 13 años                          9 to 11 horas                      7 to 8 horas

 

A continuación les compartimos algunas sugerencias para mantener los hábitos saludables y establecer rutinas positivas para antes de dormir:

 

1. Establezca una rutina relajante para antes de dormir. Poco antes de la hora de irse a dormir,  empiece  a tener unos momentos de tranquilidad que le permitan a su niño descansar.  Trate de incluir en su rutina algunas actividades relajantes,  como por ejemplo, un baño o leer un cuento.

 

2. Limite la televisión, los videojuegos y otros aparatos electrónicos a su niño antes de dormir. Mantenga un ambiente pacífico en la recámara de su niño.  La televisión, los aparatos electrónicos y otras distracciones deberían ser eliminadas de la recámara de su niño.  Los niños deberían de dormir en el mismo ambiente todas las noches, en un cuarto fresco, donde haya tranquilidad y con luz baja.

 

3. Evite que su niño coma pesado antes de dormir.  Muchas veces, comer en la noche hace que su niño esté inconfortable y no pueda dormir fácilmente, o que se despierte seguido durante la noche.

 

4. Evite las bebidas que contienen cafeína.  Los refrescos y otros tipos de bebidas que incluyen cafeína y mucha azúcar deberían ser limitados en las tarde, al menos unas seis horas antes de dormir, ya que la cafeína y el azúcar puede afectar el sueño de los niños.

 

 

5. Sea un modelo para su niño.    Establezca sus propias rutinas antes de dormir y sea un buen ejemplo para su niño, manteniendo un hábito saludable en su casa.

 

Lo más importante de las rutinas para antes de dormir, no es lo que haces, si no como lo haces.  Cada familia puede establecer un conjunto de rutinas diferentes, pero si todas las noches hacen lo mismo, la hora de dormir se convierte en una tradición divertida, relajada y la mayoría de las veces muy esperada por los niños.

 

Por Iuliana Papuc

Fuente: American Academy of Sleep Medicine Report; http://www.journalsleep.org/