20 maneras de fomentar la lectura

1. Identifique los temas que a sus hijos les gustaría leer. Utilice sus intereses y aficiones como puntos de partida.

2. Deje todo tipo de materiales de lectura como libros, revistas y catálogos de colores en lugares visibles alrededor de su casa.

3. Observe lo que atrae la atención de sus hijos, incluso si sólo miran las imágenes. Entonces aproveche ese interés; lea una breve selección en voz alta, o simplemente lleve a casa más información sobre el mismo tema.

 4. Deje que sus hijos lo vean leer por placer en su tiempo libre.

5. Lleve a sus hijos a la biblioteca con regularidad. Explore la sección de niños juntos. Pedir a una bibliotecaria que le sugiera libros y revistas para que  sus niños puedan disfrutarlas.

6. Presente lectura como una actividad con un propósito, una manera de reunir información útil para, por ejemplo, hacer aviones de papel, la identificación de una muñeca o un sello en la colección de su hijo, o la planificación de un viaje familiar.

7. Alentar a los niños mayores a leer a sus hermanos y hermanas menores. Los hijos mayores disfrutan el mostrar sus habilidades a una audiencia admiradora.

8. Jugar juegos que están relacionados con la lectura. Revise su armario para juegos de ortografía jugados con fichas de letras o los dados, o juegos de mesa que requieren que los jugadores lean las tarjetas y las direcciones.

9. Tal vez durante la cena, mientras usted está  preparando la comida, o en otro ambiente informal, comparta sus reacciones a las cosas que lea, y anime a sus hijos a hacer lo mismo.

10. Establezca una hora regular para leer con su familia, independientemente del trabajo escolar: los 20 minutos antes de apagar las luces, justo después de la cena, o lo que se ajuste a su horario de hogar. Tan sólo 10 minutos de lectura libre al día puede ayudar a mejorar las habilidades y hábitos de su hijo.

11. Lea en voz alta a su hijo, especialmente un niño que está desalentado por sus propias faltas de habilidades de lectura. El placer de escuchar la lectura, en lugar de luchar por sí solo, puede restaurar el entusiasmo inicial de su hijo por los libros y la lectura.

12. Anime a su hijo a leer en voz alta un pasaje interesante en un libro, un dato interesante en el periódico, o una broma en un libro de chistes. Cuando los niños leen en voz alta, no sienten que tienen que conseguir cada palabra correcta. Incluso los buenos lectores se saltan o pronunciarán mal de vez en cuando.

13. En ocasiones dé regalos  de libros y revistas sobre los intereses actuales de su hijo.

14. Aparte un lugar especial para que los niños mantengan sus propios libros.

15. Presente un marcador. Recuérdele a su hijo que usted no tiene que terminar un libro en una sola sesión; usted puede parar después de unas pocas páginas, o un capítulo, y continuar donde lo dejó en otro momento. No trate de persuadir a su hijo a que termine un libro que a él o ella no le guste. Recomiende poner el libro a un lado e intentar otro.

16. Invite a sus hijos a una noche de risas y entretenimiento que ofrezca los libros!  Muchos niños (padres, también) toman la lectura como una actividad seria.  Un libro de bromas, una historia contada con chistes, o un pasaje divertido se puede leer en voz alta y puede revelar otro lado positivo de la lectura.

17. Extienda las experiencias positivas de lectura de su hijo.  Por ejemplo, si su hija disfrutó de un libro acerca de los dinosaurios, hagále un seguimiento con una visita a un museo de historia natural.

18. Ofrezca otros incentivos especiales para fomentar la lectura de su hijo. Permita a su hijo permanecer hasta un extra de 15 minutos para terminar un capítulo; prometa llevar a su hijo a ver una película basada en el libro que acaba de leer; Quítelea a su hijo una tarea regular para liberar tiempo para la lectura.

19. Limite la televisión de sus hijos y haga un esfuerzo por dedicar el tiempo  para otras actividades, como la lectura.  Pero nunca utilize la televisión como recompensa por la lectura, o un castigo por no leer.

20. No toda lectura se lleva a cabo entre las cubiertas de un libro. ¿Qué pasa con los menús, señales de tráfico, etiquetas de los alimentos, y partituras? Aproveche las innumerables oportunidades de estímulo en el momento para leer durante el curso del día ocupado por su familia.

 

Fuente: Guía para Padres RIF Folleto.

Image courtesy of AKARAKINGDOMS at FreeDigitalPhotos.net

Traducido por Mi Tutor