¿Qué tipo de padre eres?

El tipo de disciplina que se utilice puede tener un efecto dramático en el desarrollo de su hijo. Sus estrategias de disciplina pueden tener un gran impacto en el tipo de relación que tiene con su hijo.

Los diversos enfoques de la disciplina, incluso pueden influir en el estado de ánimo y el temperamento de un niño hasta la edad adulta.

Investigadores han descubierto cuatro tipos de estilos de crianza. Estos diferentes estilos dependen en lo que el padre siente que los hijos necesitas de ellos para disciplinarlos.

Como resultado, cada estilo de crianza utiliza un enfoque diferente en la disciplina.

La crianza autoritaria

La crianza autoritaria es donde los padres establecen las reglas y esperan que los niños las sigan sin excepción.  Los hijos tienen poca o ninguna implicación en los retos u obstáculos para resolver problemas.  En lugar de ello, los padres esperan que los niños sigan todas las reglas todo el tiempo.

Si los niños desafían las reglas o pregunta por qué, generalmente se les dice, "Porque yo digo.  "A los hijos no se le dan generalmente las razones de las reglas y hay poco espacio para cualquier negociación.  Los padres autoritarios pueden utilizar castigos en vez de consecuencias.

Aunque los niños que crecen con padres autoritarios tienden a seguir las reglas la gran parte del tiempo, pueden desarrollar problemas de autoestima. A veces los niños se vuelven hostiles o agresivos, ya que pueden centrarse más en estar enojados con sus padres por el castigo en lugar de aprender cómo tomar decisiones y resolver problemas.

Crianza de autoridad

Los padres autoritarios también tienen reglas que esperan que los niños sigan, sin embargo, permiten algunas excepciones a las reglas.  A menudo le dicen a los niños las razones de las reglas y están más dispuestos a considerar los sentimientos de un niño para establecer límites.

Los padres autoritarios tienden a usar consecuencias en lugar de castigos. También utilizan consecuencias más positivas para reforzar el buen comportamiento y pueden estar más dispuestos que los padres autoritarios a utilizar sistemas de recompensa y elogios.

Los niños criados con disciplina de autoridad tienden a ser felices y exitosos. A menudo son buenos en la toma de decisiones y la evaluación de los riesgos de seguridad por su propia cuenta. A menudo crecen hasta convertirse en adultos responsables que se sienten cómodos para expresar sus opiniones.

Crianza permisiva

Los padres permisivos no ofrecen mucha disciplina. Ellos tienden a ser indulgentes y sólo puede intervenir cuando hay un problema grave. Puede haber algunas consecuencias por mal comportamiento porque los padres tienen una actitud de "Los niños serán niños".

Los padres permisivos pueden asumir un papel más amigable que un papel principal. Ellos pueden animar a sus hijos a hablar con ellos sobre sus problemas, pero no pueden disuadirlos de sus malos comportamientos. (Ver las 10 señales reveladoras de que usted es un padre permisivo).

Los niños que crecen con padres permisivos tienden a tener más dificultades académicas.

Se pueden presentar más problemas de comportamiento, ya que probablemente no apreciarán autoridad y reglas. A menudo tienen una baja autoestima y pueden reportar mucha tristeza.

Leer más: Las consecuencias de ser un padre permisivo con los hijos

Los que no se involucran en la crianza de sus hijos

Los padres que no se involucran en la disciplina de los hijos tienden a ser negligentes. A menudo no satisfacen las necesidades básicas de sus hijos y esperan que los niños se planteen a sí mismos. A veces esto se debe a problemas de salud mental de un padre o problemas de abuso de sustancias. También pueden carecer de los conocimientos acerca de la crianza y el desarrollo del niño o pueden sentirse abrumados por otros problemas de la vida.

Estos padres tienden a tener poco conocimiento de lo que hacen sus hijos. Tienden a imponer pocas, si acaso, reglas o expectativas. Los niños no pueden recibir ningúna guía propicia  a los hijos que carecen de la atención de los padres.

Cuando los padres no se inmiscuyen, los niños tienden a carecer de autoestima y la mayoria de las veces funcionan mal académicamente. También exhiben problemas de conducta frecuentes y muchas veces no son muy felices en el hogar.

La determinación de una estrategia de disciplina

A veces los padres no caben en una sola categoría. Puede haber momentos en que son más autoritarios y hay tiempos que tienden a ser menos autoritarios y sus estrategias de disciplina pueden variar de un niño a otro.

Al determinar una estrategia de disciplina, es importante pensar en qué es lo que usted quiere que su hijo aprenda. Las estrategias eficaces de disciplina pueden enseñar a los niños a convertirse en adultos responsables que sean capaces de tomar decisiones saludables por su cuenta.

 

Traducido por Mi Tutor, escrito por Ami Morin